¿Sabes cuántos enemigos se esconden en tu cocina (y dónde)?

¿Sabes cuántos enemigos se esconden en tu cocina (y dónde)?
Shares 4
En otras entradas explicábamos cómo los microorganismos de origen fecal (entre los que puede haber patógenos como Salmonella, Campylobacter, etc.) llegan a tu cocina: a través de los alimentos crudos (contaminación de origen) o a través de los propios manipuladores,  las moscas, animales, etc… Una vez allí, pueden llegar e incluso colonizar diferentes ubicaciones y utensilios, especialmente aquellos en los que pueden encontrar humedad, nutrientes (restos de comida) y temperaturas templadas. También comentabamos en otro capítulo la capacidad que desarrollan algunos de estos microbios de adherirse a superficies y crear súper-barreras protectoras (biofilms)

Algunos estudios

El doctor Chuck Gerba, profesor de Microbiología de la Universidad de Arizona y su equipo, realizaron un estudio sobre cómo se transfieren las enfermedades en el entorno doméstico. Realizaron el análisis de distintos objetos domésticos con el fin de medir qué bacterias se encuentran y en qué cantidad en diferentes objetos. Descubrieron que en la taza del váter hay una media de 20 Escherichia coli por centímetro cuadrado.  Esta bacteria, también conocida como E.coli, es una bacteria indicadora de contaminación fecal y es de la misma familia que otras enterobacterias como SalmonellaIndicadora quiere decir que está presente siempre que exista contaminación fecal, y además en cantidades importantes. Lo destacable es que en el trapo de secar los platos encontraron cifras de 400.000 y la cifra alcanza las 4.000.000 bacterias por centímetro cuadrado en las esponjas de fregar. Preguntaron entonces al doctor Gerba  si, vistos los resultados es mejor cortar vegetales en el asiento de un inodoro que sobre una tabla de cortar, a lo que el doctor respondió que “parece un lugar más seguro, no es que lo recomiende, pero quizás deberían tratar a su tabla como tratan el asiento de su inodoro”.
Según un estudio de la Agencia de Protección Sanitaria británica (HPA), el 56% de los trapos analizados en 120 restaurantes y cocinas colectivas del norte del país contienen niveles inaceptables de bacterias, sobre todo enterobacterias, E.coli, Staphylococcus aureus y Listeria, bacterias a las que nos referimos en otras entradas.
Otro estudio del Consejo de Higiene Global, un organismo internacional que compara estándares de higiene en todo el mundo, asegura que nueve de cada diez (89%) paños de cocina usados en todo el mundo contienen los peores niveles de bacterias. La E.coli está presente en un tercio de los paños de cocina, según un estudio de este organismo internacional. De hecho, nuestras bayetas pueden acumular hasta seis veces más bacterias que el botón de la cadena del váter
Según la NSF (Organización Para La Salud y Seguridad Pública de Estados Unidos), el fregadero de las cocinas puede estar 100.000 veces más contaminado que el lavabo del baño por su frecuente contacto con la comida. Esto se debe a que es una de las zonas más húmedas y que suelen albergar restos de alimentos. Todo junto favorece las bases para el rápido desarrollo de microorganismos.”
Muchos estudios han relacionado las esponjas y los trapos de cocina como potenciales agentes de diseminación de microorganismos.  “La cosa más sucia siempre es, de lejos, la esponja de cocina“, asegura John Oxford, profesor de virología de la Universidad de Londres y director del Consejo de la Higiene. Su último estudio examina muestras de hogares de nueve países distintos y descubrió que el 21% de los trapos de cocina “visiblemente limpios” tenían altos niveles de contaminación.
Pero existen otros muchos lugares “ideales” para albergar bacterias en la cocina:
  • los paños de cocina,
  • las juntas de las neveras,
  • los interruptores y mandos,
  • las mesetas de trabajo (por arriba y por abajo), armarios y cajones; por cierto, las mesas tienen patas…
  • las tablas de corte,
  • los recovecos de las pequeñas máquinas de cocina (picadoras, cortadoras, trituradoras, batidoras, etc.),
  • las campanas extractoras, ventiladores,
  • los cubos de basura, aseos y vestuarios.

¡¡Es fácil deducir la importancia de una  correcta de limpieza/desinfección periódica de todos estos elementos!!

Un solo dato final (aunque no tenga relación aparente con el trabajo en cocina): según el Estudio Sanytol sobre los gérmenes en el hogar, en el que han colaborado expertos de la Universidad de Barcelona,  las pantallas de los teléfonos celulares pueden contener unos 600 tipos de bacterias, mientras que un inodoro limpio contiene unos 20…
¡Hasta pronto!
Shares 4
0


Add a Comment


*